Skip navigation

 

“No me gusta usar términos ligados al proselitismo porque no es la verdad. Me gusta usar la imagen de hospital de campaña: hay gente muy herida que está esperando que vayamos a curarle las heridas, heridas por mil motivos. Y hay que salir a curar heridas”, dijo Francisco.

imageRotate

El papa Francisco da la bendición a los files en la plaza San Pedro después del Angelus (AFP)

Buenos Aires.- El papa Francisco aseguró que Dios le dio “una sana dosis de inconsciencia” para encarar el proceso de reformas desde que asumió como máxima autoridad de la Iglesia católica, hace poco menos de dos años.

“Dios es bueno conmigo, me da una sana dosis de inconsciencia. Voy haciendo lo que tengo que hacer”, dijo el pontífice argentino en una extensa entrevista que publicó hoy el diario La Nación, informó DPA.

“Una cosa que me dije desde el primer momento fue: ‘Jorge, no cambies, seguí siendo el mismo, porque cambiar a tu edad es hacer el ridículo'”, contó el ex arzobispo de Buenos Aires, de 77 años.

Tras un viaje por Corea del Sur, el papa había dicho que esperaba dos o tres años para “ir a la casa del Padre”, lo que se interpretó como un aviso sobre su salud.

“Tengo mis achaques y a esta edad los achaques se sienten. Pero estoy en manos de Dios, hasta ahora puedo llevar un ritmo de trabajo más o menos bueno”, señaló en la entrevista.

Jorge Bergoglio fue elegido papa el 13 de marzo de 2013 y, desde entonces, uno de los temas centrales que lo ocupan es la reforma de la curia romana, cuestionada durante el pontificado de Benedicto XVI.

Al respecto, dijo que no estará resuelta el año próximo y que en realidad es “la reforma espiritual, la reforma del corazón”, la que más le preocupa.

Además, abordó diversos temas, como los gays, la situación de los divorciados vueltos a casar y el proceso electoral en la Argentina.

“Las resistencias ahora se evidencian, pero para mí es un buen signo que las ventilen, que no las digan a escondidas cuando uno no está de acuerdo. Es sano ventilar las cosas, es muy sano”, afirmó.

En tiempos en los que la Iglesia se debate sobre cómo enfrentar sus desafíos, en especial la situación de católicos divorciados vueltos a casar, Francisco los definió como “excomulgados de hecho” a raíz de exclusiones que sufren por parte de la Iglesia.

Por otra parte, el papa dijo que a raíz de las elecciones presidenciales en Argentina de octubre de 2015 no recibirá en privado a políticos, aunque sí al término de las audiencias generales de los miércoles en la Plaza San Pedro.

En este sentido, sostuvo que Argentina tiene que llegar “en paz” al término del segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner. “Una ruptura del sistema democrático, de la Constitución, en este momento sería un error”, afirmó y pidió que “todos tienen que colaborar en eso y elegir luego las nuevas autoridades”.

A su vez, dijo que su intención es viajar a Argentina en 2016, mientras que reveló que en 2015 visitará tres países de América Latina que no mencionó y, por primera vez, irá a África.

Un sondeo del PewResearchCenter en la región indicó que hay católicos que siguen abandonando la Iglesia. Francisco dijo que conoce la estadística y que “evidentemente, hay varios factores que intervienen en eso, externos a la Iglesia”.

“La teología de la prosperidad inspira muchas propuestas religiosas que atraen gente. Pero luego la gente queda a mitad de camino”, ejemplificó.

De todos modos, hizo hincapié en mirar hacia adentro: “Dejando afuera lo externo a la Iglesia, me pregunto: ¿cuáles son las cosas nuestras, dentro de la Iglesia, que hacen que los fieles no se sientan satisfechos? Y es la falta de cercanía y el clericalismo”.

Sobre la renovación de la Iglesia y la búsqueda de detener la pérdida de fieles, el papa dijo que no le gusta usar “la imagen de la ‘sangría'” porque está “muy ligada al proselitismo”.

“No me gusta usar términos ligados al proselitismo porque no es la verdad. Me gusta usar la imagen de hospital de campaña: hay gente muy herida que está esperando que vayamos a curarle las heridas, heridas por mil motivos. Y hay que salir a curar heridas”, dijo.

Consultado sobre si las resistencias que tiene el papa son por “la limpieza” que está haciendo y la reestructuración interna de la curia romana, el pontífice respondió: “Considero a las resistencias como puntos de vista distintos, no como cosa sucia”.

“Tiene que ver con decisiones que por ahí tomo, eso sí. Claro, hay decisiones que tocan algunas cosas económicas, otras más pastorales”, añadió, y aseguró que no está preocupado. “Me parece todo normal, porque sería anormal que no existieran puntos divergentes. Sería anormal que no saliera nada”, dijo.

<!– –>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: