Skip navigation

Autor: Alejandra Jara

De cara a las próximas elecciones presidenciales, el Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile planteó que “como en otros lugares del mundo, la actividad política está hoy, por desgracia, desprestigiada”.

Resultado de imagen para cardenal Ezzatti

Este martes la Iglesia Católica presentó la carta pastoral “Chile, un hogar para todos” en la que llamó a “humanizar y compartir con equidad el desarrollo de Chile” y a que la “necesaria denuncia de la corrupción no condene a la política en su conjunto”.

En este último punto, el Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile planteó que “como en otros lugares del mundo, la actividad política está hoy, por desgracia, desprestigiada. Algunos programas políticos fácilmente responden a cálculos electorales más que a una gran idea de país”, refiriéndose al actual escenario previo a las elecciones del 19 de noviembre.

El texto además reconoce que “se ha introducido una profunda desconfianza por la colusión entre política y dinero, y por una sensación de promesas incumplidas. Sin embargo, la necesaria denuncia de toda corrupción no puede condenar a la política en su conjunto. Por el contrario, el actual desprestigio hace urgente que la ciudadanía ejerza su responsabilidad cívica y que modifique profundamente el modo de hacer política”.

Para la Iglesia, la política no puede olvidar jamás que su centro y su fin es el ser humano. Sirve al “bien común”, es decir, vela por el bien de todos, defiende derechos universales, respeta diferencias y se preocupa por los más débiles.

En este sentido hizo un llamado a los compatriotas, especialmente a los jóvenes, “a aportar sus mejores sueños para Chile participando activamente en los partidos y movimientos políticos”.

Violencia hacia la mujer

En el documento, la Conferencia Episcopal plantea que “la violencia contra mujeres es dramáticamente cotidiana y no pocas veces encubierta con diversas redes de protección a los agresores. El abandono y discriminación que sufren muchas mujeres es una señal de alerta que no nos puede dejar indiferente”.

Además, agregó que “tenemos que ser particularmente serios en la consideración de la vocación materna de la mujer, acompañada por su esposo, y por la sociedad invirtiendo en ella y en su familia”.

Araucanía y migración

Respecto de la Araucanía, la Iglesia espera que “el fruto de la última comisión asesora presidencial -en la que la Iglesia ha tenido una gravitante participación- y las políticas anunciadas verdaderamente puedan traducirse en caminos de paz y justicia para una región que lleva mucho tiempo sumida en conflictos”.

En este sentido, agregó, que “otro hecho relevante es el de la inmigración. Creemos que los hermanos inmigrantes, muchas veces sufrientes y solos, deben ser acogidos, protegidos, integrados y promovidos en una fraternidad real y sincera, que los considere un aporte a la casa común y les abra fraternalmente las puertas del hogar, ofreciéndoles condiciones dignas y humanas de vida y trabajo, evitando todo tipo de discriminación”.

Tras la presentación de la carta el cardenal Ricardo Ezzati sostuvo que “creemos que Chile tiene una gran vocación de ser un país que se construye y que se seguirá construyendo como un hogar con los grandes valores propios de un hogar”.

Y agregó: “Esperamos que sea una indicación de camino para Chile en este momento muy peculiar en la que esperamos la visita del Papa y, sobre todo, en momentos en que Chile está definiendo su camino para el futuro con las próximas elecciones”.

(Fuente:  http://www.latercera.com/noticia/iglesia-catolica-programas-politicos-responden-calculos-electorales-mas-una-gran-idea-pais/  y  selección de Paloma de la Paz)

Anuncios

La  gran tradición que tiene la Fiesta de Todos los Santos se remonta a muchos siglos atrás. La celebración de la conmemoración de los difuntos, al día siguiente, es posterior. Las dos celebraciones cristianas, fundidas en una, acabaron por transformarse en un festejo donde hoy cabe todo y que ha olvidado sus orígenes: Halloween.

Sin embargo, la Hermandad de la Buena Muerte -dando el verdadero sentido cristiano a esta celebración- ha organizado para hoy martes día 31 de octubre, a las 20:45 horas, una Vigilia de Todos los Santos en la iglesia parroquial de Santiago el Real y de Refugio. La misma consistirá en una Adoración a la Cruz con oración al estilo Taizé -promovida por el grupo joven de la hermandad- por los Santos y los Difuntos.

La Comunidad de Taizé es una comunidad monástica cristiana ecuménica, fundada en 1940 por el teólogo suizo Roger Schutz, conocido como Hermano Roger, en la localidad de Taizé, Francia, que continúa siendo su sede. Es reconocida mundialmente como un foco de ecumenismo.

Arriba, la Iglesia de la Reconciliación de Taizé. Abajo, la cruz de Taizé.

Priores de la Comunidad

Cuando la Iglesia escucha, sana, reconcilia, llega a ser lo que es en lo más luminoso de ella misma: límpido reflejo de un amor.

La Comunidad de Taizé se ha ido desarrollando a lo largo de los años. Actualmente, se compone de un centenar de hermanos originarios de una treintena de países y que son cristianos procedentes de diversas confesiones. La Comunidad es un signo visible y palpable de la reconciliación y unidad de los cristianos. La Comunidad no acepta ningún donativo y los hermanos se ganan la vida con su trabajo, y sus herencias personales las dan a los más pobres. Hay pequeñas fraternidades de hermanos en los barrios pobres de Asia, América del Sur y del Norte y África.

Los momentos importantes en Taizé están marcados por la oración común, que tiene lugar en la Iglesia de la Reconciliación tres veces al día. Al son de las campanas se paralizan los trabajos, los encuentros, y todos, jóvenes, mayores y niños, se reúnen con los hermanos para la oración.

La pequeña comunidad monástica se centra en la oración, la meditación cristiana y la reconciliación.

Taizé ha creado un estilo único musical que refleja la naturaleza meditativa de la comunidad. En la música de Taizé se repiten, o se cantan en canon frases sencillas, normalmente versos de los Salmos. Y tienen encuentros todos los años en distintos países.

Encuentros internacionales en Taizé

Mucho antes de la caída del muro de Berlín, los hermanos de Taizé iban discretamente a los países del Este a encontrarse con los jóvenes. De ahí el contacto privilegiado de Taizé con la Europa del Este.

Desde finales de los años cincuenta, Taizé fue lugar de peregrinación y encuentro para jóvenes del mundo entero donde poder celebrar la reconciliación de los Cristianos y lugar de encuentro con Dios. Jóvenes del mundo entero peregrinan hasta Taizé para participar en los encuentros que tienen lugar cada semana de domingo a domingo en la colina.

Unos dieciocho mil jóvenes procedentes de varios países celebraron la fiesta de Pascua de 1973 sobre la colina de Taizé en Borgoña. La aldea se ha convertido en uno de los primeros centros europeos de agrupación de personas menores de 30 años, hasta el punto de que se hizo preciso derribar la fachada de la iglesia para agrandarla por un inmenso capitel en forma de circo.

¿Qué es lo que arrastra a las gentes a Taizé? Visitantes los ha habido siempre. Desde hacía tiempo, la colina se había convertido en un intenso foco de ecumenismo: protestante en su origen (1944), su comunidad monástica llevó el amor por la unidad al extremo de integrar «hermanos» pertenecientes a otras confesiones cristianas. Pero fue la proclamación en 1970 del «Concilio de los jóvenes» la que había de dar lugar a un movimiento sin precedentes. En 1972 cien mil personas de más de cien nacionalidades distintas se reunieron en Taizé.

El tema de esta enorme asamblea fue: «Lucha y contemplación para ser hombres de comunión».

Robert Sole. El «Concilio de los jóvenes» en Taizé”. Le Monde25 de abril de 1973

Taizé es famosa por sus encuentros de jóvenes, que son acogidos por la Comunidad durante todo el año en gran número. Taizé organiza además, desde 1978 y anualmente, un encuentro de cinco días en una gran ciudad europea, del 28 de diciembre al 1 de enero, al que asisten decenas de miles de jóvenes. Con motivo del Encuentro Europeo el Hermano Roger publicaba todos los años una “carta” traducida a más de sesenta idiomas y que sería retomada en los encuentros de Taizé.

Representantes de las Iglesias peregrinan a Taizé para «refrescarse en las fuentes de la fe». Hasta Taizé peregrinaron el papa Juan Pablo II, el papa Juan XXIII cuando entonces era nuncio apostólico en París (ambos grandes amigos del Hermano Roger), tres Arzobispos de Canterbury, metropolitas ortodoxos, catorce obispos luteranos de Suecia y numerosos pastores, sacerdotes y Obispos del mundo entero. La Madre Teresa de Calcuta también peregrinó a Taizé y mantuvo una estrecha amistad con el hermano Roger a través de los años.

En 1966, la comunidad de las Hermanas de San Andrés comenzó a asumir una parte de las tareas de acogida.

(Fuente:  http://www.jerezcofrade.tv/2017/10/31/vigilia-todos-los-santos-santiago/  y Wikipedia y selección de Paloma de la Paz)

 

Por Miguel Pérez Pichel

El Papa Francisco pronuncia su discurso. Foto: Captura Youtube

El Papa Francisco pronuncia su discurso. Foto: Captura Youtube

VATICANO, 28 Oct. 17 / 12:15 pm (ACI).- El Papa Francisco pidió una Unión Europea que recupere su espíritu fundacional para hacer frente a los retos que presenta el mundo de hoy, y presentó posibles soluciones sostenidas en los valores cristianos a los problemas que padece.

En un discurso ante los participantes en el Diálogo “(Re)Pensando Europa”, que se celebra en Roma entre el 27 y el 29 de octubre con la participación de líderes políticos europeos y representantes de la Iglesia, el Papa presentó algunas ideas sobre el proceso de construcción de la Unión Europea.

Al comenzar su reflexión, el Santo Padre destacó el “diálogo en un espíritu de confrontación libre y abierta” con que discurrieron las sesiones de trabajo de las reuniones.

Mediante ese diálogo se ha podido “enriquecerse mutuamente e iluminar el camino del futuro de Europa, más allá de la senda que todos juntos estamos llamados a recorrer para superar las crisis que padecemos y para afrontar los desafíos que nos esperan”.

Francisco señaló que “hablar de una contribución cristiana para el futuro del continente significa ante todo preguntarse sobre nuestro deber como cristianos hoy, en estas tierras fecundamente plasmadas por la fe a lo largo de los siglos”.

“¿Cuál es nuestra responsabilidad en un tiempo en el que el rostro de Europa está cada vez más marcado por una pluralidad de culturas y de religiones, mientras que para muchos el cristianismo se percibe como un elemento del pasado, lejano y ajeno?”, se preguntó.

Persona y comunidad

El Papa afirmó que los conceptos de “persona” y de “comunidad” son las principales aportaciones del cristianismo a la Europa de hoy. Recordó cómo, tras la caída del Imperio Romano, “uno de los valores fundamentales que ha traído el cristianismo es el sentido de la persona creada a imagen de Dios”.

Sin embargo, lamentó que en el mundo de hoy se está reduciendo a las personas a simples cifras: “No hay ciudadanos, hay votos. No hay emigrantes, hay cuotas. No hay trabajadores, hay indicadores económicos. No hay pobres, hay umbrales de pobreza”.

En cuanto a la comunidad, señaló que “es el antídoto más grande contra los individualismos que caracterizan nuestro tiempo, contra esa tendencia generalizada hoy en Occidente a concebirse y a vivir en soledad”.

“Los cristianos reconocen que su identidad es ante todo relacional. Están integrados como miembros de un cuerpo, la Iglesia, en el que cada uno con su propia identidad y peculiaridades participa libremente en la edificación común”.

Además, destacó la familia como “primera comunidad”, y la situó como lugar de descubrimiento de diversidad que recompone la unidad, y ejemplo para una comunidad civil en la que se acoja la diversidad de cualidades de cada uno.

Un lugar de diálogo

Europa “no se puede permitir perder la oportunidad de ser ante todo un lugar de diálogo”, advirtió. Dentro de ese diálogo hizo hincapié en “la importancia del diálogo interreligioso para favorecer el conocimiento recíproco entre cristianos y musulmanes en Europa”.

“Desafortunadamente –lamentó– cierto prejuicio laicista, todavía en auge, no es capaz de percibir el valor positivo que tiene para la sociedad el papel público y objetivo de la religión, prefiriendo relegarla a una esfera meramente privada y sentimental”.

Asimismo, advirtió contra “el predominio de un cierto pensamiento único que ve en las afirmaciones de una identidad religiosa un peligro para la propia hegemonía, acabando así por favorecer una falsa contraposición entre el derecho a la libertad religiosa y otros derechos fundamentales”.

Por ello, indicó que “los cristianos están llamados a favorecer el diálogo político, especialmente allí donde está amenazado y prevalece el enfrentamiento. Los cristianos están llamados a dar nueva dignidad a la política, entendida como máximo servicio al bien común y no como una ocupación de poder”.

Un ámbito inclusivo

En su discurso, el Papa Francisco también exhortó a los políticos a “favorecer una Europa que sea una comunidad inclusiva, libre de un equívoco de fondo: inclusión no es sinónimo de aplastamiento indiferenciado”.

“Los emigrantes son un recurso más que un peso”, afirmó al mismo tiempo que invitaba a reflexionar sobre la afirmación evangélica: “Fui forastero y me hospedasteis”.

Un espacio de solidaridad

También llamó a convertir Europa en un espacio de solidaridad, en una comunidad en la que “nos apoyemos mutuamente”. Recordó que “no pueden ser solo algunos los que lleven pesos y realicen sacrificios extraordinarios, mientras que otros permanecen enrocados defendiendo posiciones privilegiadas”.

“Ser una comunidad solidaria significa cuidar de los más débiles de la sociedad, de los pobres, de los que son descartados por los sistemas económicos y sociales, a partir de los ancianos y los desempleados. Pero la solidaridad exige también que se recupere la colaboración y el apoyo recíproco entre las generaciones”.

Una fuente de desarrollo

Esa Europa que se ha convencido de su carácter de comunidad, podrá ser una fuente de desarrollo “para sí y para todo el mundo”, según afirmó el Papa.

Como elemento esencial para el desarrollo, Francisco apuntó al trabajo digno. “Ciertamente al desarrollo del hombre contribuye el trabajo, que es un factor esencial para la dignidad y la maduración de la persona. Se necesita que haya trabajo y se necesitan también condiciones adecuadas de trabajo”.

Una promesa de paz

El Papa Francisco finalizó su discurso enfatizando “el compromiso que deben asumir los cristianos de Europa para constituir una promesa de paz. Fue este el pensamiento principal que animó a los firmantes de los Tratados de Roma. Después de dos guerras mundiales y violencias atroces de pueblos contra pueblos, había llegado el momento de afirmar el derecho a la paz”.

“Ser trabajadores de paz significa hacerse promotores de una cultura de la paz. Esto exige amor a la verdad, sin la que no pueden existir relaciones humanas auténticas y búsqueda de la justicia, sin la que el abuso es la norma imperante de cualquier comunidad”, aseguró.

 

(Fuente:  https://www.aciprensa.com/noticias/el-papa-propone-estas-soluciones-a-los-problemas-y-desafios-de-europa-42068  y selección de Paloma de la Paz)

sábado, 31 de diciembre de 2016

Pamela Gutiérrez
Nacional
El Mercurio

Ahora está en manos del Papa Francisco determinar un sucesor.

“Voy cumplir 75 años el próximo 7 de enero. Esa es la edad en que uno está llamado a presentar la carta (de renuncia) al Santo Padre. Me he anticipado en un mes, desde la Fiesta de la Inmaculada, el 8 de diciembre, en que le dije al Santo Padre ‘voy a cumplir 75 años, y de acuerdo a lo que establece el código de derecho canónico, todo está en sus manos’. Hasta ahí yo llego. El resto no depende de mí, ni de ninguna presión de nadie. El Papa es libre y soberano de elegir cuando quiera, a quien quiera como arzobispo de Santiago”.

El cardenal Ricardo Ezzati explicó así por qué decidió presentar su dimisión al cargo anticipadamente.

La historia de la Iglesia de Santiago muestra que entre la presentación de la renuncia hasta que asume un sucesor pueden pasar desde unos pocos meses a varios años. El cardenal Raúl Silva Henríquez presentó su dimisión en septiembre de 1982, y en junio de 1983 lo sucedió Juan Francisco Fresno. El purpurado, a su vez, renunció en julio de 1989, y lo sucedió Carlos Oviedo, en junio de 1990.

El único que ha renunciado por enfermedad fue precisamente monseñor Oviedo, en febrero de 1998. En mayo de ese año lo sucedió monseñor Francisco Javier Errázuriz. Aunque presentó su renuncia una década más tarde, el Papa Benedicto XVI extendió su mandato inicialmente hasta 2010. Al estallar el caso Karadima, el cardenal Errázuriz tuvo que quedarse por más tiempo, hasta resolver la situación del sancionado sacerdote.

Monseñor Ezzati asumió el 15 de enero de 2011, también nombrado por Benedicto XVI. Tras dejar su cargo, el prelado podrá asistir al cónclave para elegir papa hasta que cumpla los 80 años.

 

(Fuente:  http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=323291  y selección de Paloma de la Paz)  

Joseph Ratzinger aseguró que hay muchas cosas en las que no están de acuerdo ya que la Mandataria es “atea y marxista”.

La conversación entre Ratzinger y Bachelet fue "sugestiva", según recordó el renunciado pontífice.

Joseph Ratzinger, el papa Benedicto XVI, recordó sus conversaciones con la Presidenta Michelle Bachelet y precisó que pese a sus diferencias percibió “en ella una voluntad ética básica”.

Como consignó La Segunda, en el libro “Benedicto XVI, últimas conversaciones” del periodista Peter Seewald, Ratzinger también recuerda sus encuentros con el saliente mandatario estadounidense Barack Obama.

 

“Es un gran político, por supuesto, sabe qué hay que hacer para alcanzar éxito y tiene algunas ideas que no podemos compartir. Pero conmigo no fue solo un estratega, sino también una persona reflexiva. Pude notar que buscaba el encuentro personal y que escuchaba”, dijo.

“Y algo análogo valdría también para Michelle Bachelet, la Presidenta de Chile. Es atea y marxista, por lo que hay muchas cosas con las que no estamos de acuerdo. Pero de algún modo percibí en ella una voluntad ética básica, cercana a lo cristiano”, planteó a continuación.

“Mantuvimos una sugestiva conversación. En general fue impresionante conocer a estas personas no sólo desde su lado político-táctico. Se trata de personas que, si bien están muy lejos de nosotros, tratan de ver lo correcto”, recalcó Ratzinger.

(Fuente:  https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/presidenta-bachelet/benedicto-xvi-recordo-a-bachelet-pese-a-diferencias-percibi-una/2016-12-15/155954.html y selección de Paloma de la Paz)

 

Hay personas que ya no adhieren de manera estricta a un  credo sino que combinan distintas prácticas y símbolos que les ayudan a darles sentido a sus vidas. Mezclar cruces, budas, santería, krishnas, el tarot, la meditación ya no un escándalo. ‘Esto no es una moda, sino que las personas usan la religión para hablar del sentido de la vida, y cuando el lenguaje católico, budista o ateo no es suficiente, no tienen ningún problema en recurrir a otro’, dice el sacerdote jesuita argentino Gustavo Morello. Bienvenidos a la religiosidad del siglo XXI.

Por Carlos Pérez E

Joaquín Márquez (sicólogo, 23 años) nació en una familia católica y hasta los 15 años fue habitual de la parroquia Santa Clara de La Cisterna, donde cantaba en el coro y participaba de la pastoral, pero a esa edad algo pasó y empezó a buscar respuestas en otra parte. Así comenzó una búsqueda espiritual que lo llevo al budismo, hinduismo, taoísmo filosófico y de a poco fue fabricando una creencia propia, a su medida. 

“Hoy me mantengo practicando algunas cosas, como meditación y ciertas lecturas. No abandonaría los textos sagrados, el nuevo Evangelio es super bonito, igual que la volada de Jesús. Pero también la de Buda es bonita, la de Lao-Tse, la de Krishna”, cuenta y dice que en su pieza tiene imágenes de Cristo, los ángeles, un Buda, un tríptico ortodoxo ruso, un pedazo del Tao Te King, el símbolo del Ying y el Yang y un rosario budista. “Los tengo por mi relación personal con los símbolos. Cuando los veo pienso en todo lo fundamental de esas creencias. Los colgué como un recordatorio”, dice Joaquín, que lleva un anillo con un símbolo de la cábala que representa uno de los 72 nombres de Dios.

Si te pregunto qué religión profesas, ¿qué respondes?

Difícil. Te diría que cristiano, para salir del paso.

Ensamblaje

Hoy no son pocos los que van por la vida en una constante búsqueda espiritual, probando creencias y asumiendo que la religión es algo personal, lejano a las instituciones y adaptable. A veces demasiado adaptable a los gustos del consumidor, tal como lo demostró la semana pasada el caso de Gabriel Saavedra, el primer “pastafari” chileno, y su batalla contra el Registro Civil para que lo dejaran sacarse la foto de carnet con un colador en la cabeza, símbolo de esta suerte de movimiento social que surgió en Estados Unidos en  2005 como una protesta a la difusión en las escuelas públicas de la hipótesis del diseño inteligente y hoy tiene a miles de personas en el mundo rindiéndole culto al Monstruo del Espagueti Volador. Una ironía que es reconocida como religión en Holanda, mientras que Nueva Zelanda legalizó sus matrimonios. “Más que una religión el pastafarismo es una filosofía sobre cómo vivir los derechos civiles. Hay muchos ateos que decimos que somos pastafaris porque el declararnos ateos nos deja mal parado”, explica Saavedra.

Aquí en Chile algunos estudios buscan explicar la baja de fieles en la Iglesia Católica, que sigue siendo la principal en el país. A falta de un censo para comparar, en 2014 la Encuesta Nacional Bicentenario de la UC y Adimark, mostró que un 59 por ciento de los chilenos se considera católico, una baja en relación con el 70 por ciento que lo afirmaba en 2006. Mientras tanto, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología, publicada en junio por Conicyt, un 65 por ciento de los chilenos cree en los milagros, la mitad en los espíritus, y un 20 por ciento en que el tarot, el horóscopo, la adivinación y las cartas sirven para predecir el futuro.

Uno de los estudios que analiza el fenómeno entre la gente joven fue Espiritualidad juvenil en Chile hoy, hecho en 2010. Javier Romero, director de la Escuela de Sicología de la Universidad Central y coautor del informe, dice que hoy alejarse del credo de los padres o abuelos ya no tiene un costo social. “Está la posibilidad de armar una religión más bien personal, como a la carta. Eso fue lo nuevo que apareció en nuestro artículo”, explica.

Esto significa que a alguien le puede gustar la preocupación social del catolicismo, la conexión con la naturaleza de los krishnas, las certezas del tarot, la meditación a los ángeles y ensamblar todo en su propio credo. “Nos dimos cuenta de que en estos grupos de jóvenes la elección y la combinación de elementos son posibles”, cuenta Romero, sobre el fenómeno conocido como sincretismo religioso.

Esto también tiene que ver con el proceso de desinstitucionalización como sociedad. “Estamos en una época en que se valora mucho la autonomía y las elecciones individuales. Las personas hacen las cosas por el sentido que creen que tienen más que porque una institución se los diga”, dice Carmen Luisa Silva, sicóloga social del Cisoc de la Universidad Alberto Hurtado y coautora del estudio.

Se trata de un fenómeno latinoamericano. Gustavo Morello, sacerdote jesuita argentino y profesor del Departamento de Sociología del Boston College en Estados Unidos, lidera hace un año el estudio Transformaciones de la religiosidad, financiado por la John Templeton Foundation y realizado en Montevideo, Córdoba, Lima y con latinos residentes en Bilbao y Roma. Los primeros resultados muestran que efectivamente hay una cierta flexibilidad religiosa. “Esto no es una moda, sino que las personas usan la religión para hablar del sentido de la vida, y cuando el lenguaje católico, budista o ateo no es suficiente, no tienen ningún problema en recurrir a otro”, dice el jesuita, quien agrega que se siguen identificando con sus religiones de origen, pero se permiten tomar expresiones, prácticas o ideas de otras visiones.

Otro estudio interesante sobre el tema en Chile es Jóvenes, cultura y religión, hecho con dos grupos de estudiantes de la UC que ingresaron en 2007 y 2008 y respondieron el mismo cuestionario en primero, tercero y quinto año de sus carreras. “Vimos que a lo largo del tiempo hay una caída en los niveles de identificación religiosa, globalmente”, dice Roberto González, investigador de MIDE UC y del COES y coautor de la investigación que se hizo con cuatro mil alumnos. 

El sicólogo agrega que entre los resultados apareció que los grupos más permeables a cambiar sus creencias eran los “católicos nominales” (personas que se definen con esa religión pero no la practican) y los “creyentes no adherentes” (quienes creen aunque no se identifican con ninguna religión), los que transitan al agnosticismo o se vuelven ateos de frentón. “Nos dimos cuenta que la principal razón de por qué dejaban de creer no era porque se decepcionaran de los curas o por los abusos, sino que porque habían literalmente perdido la fe”, dice González.

Los resultados mostraron cómo se iban modificando las creencias durante la universidad. Así, el 78 por ciento creía en Dios en primer año y el 73 por ciento lo hacía en quinto. Además, el 71 por ciento partía creyendo en Jesucristo y el 67 decía lo mismo al final de la carrera. En quinto año, el 43 creía en los santos, el 26 en la madre naturaleza, el 11 en la astrología, el 9 en el Tarot, el 7 en Buda y el 2 en Mahoma. 

El mercado espiritual 

Entre junio del año pasado y abril de este, Luis Bahamondes, académico del Cisoc, empezó a investigar los principales núcleos de lo que él llama “la mercantilización de lo sagrado” en Santiago. Su trabajo lo llevó con frecuencia a uno de lugares más cosmopolitas de la capital: la calle San Antonio, donde la inmigración se refleja en restaurantes, el ejercicio del comercio sexual y tiendas de artículos religiosos o espirituales, que son 18, de acuerdo al investigador.

Estos almacenes son el sincretismo mismo y se pueden encontrar cruces, runas, estampitas de San Expedito y San Pancracio, velas, pociones para el amor, Budas, cristos, inciensos, péndulos, pirámides, sales de descarga, ángeles, rosarios católicos y budistas, aceites rituales, imágenes hindúes o polvos, entre muchísimos otros productos. “Un mercado que claramente es alimentado por la población extranjera. Por ejemplo, se ve mayor presencia de santería, cosa que hace 25 años atrás era más difícil de encontrar”, dice Bahamondes.

La veinteañera Yoshira trabaja detrás de la vitrina en uno de estos verdaderos santuarios multirreligiosos. Cuenta que la tienda fue instalada por sus padres peruanos hace 14 años, que su público son principalmente chilenos, colombianos, peruanos y últimamente haitianos. Que el fuerte del negocio es la santería, pero que para el Año Nuevo los Budas y el animal que toca en el año chino se venden mucho. Que hace un par de años empezaron a traer figuras hindúes con buenos resultados y que los elefantes de esa tradición tienen mucha salida porque se supone que traen buena suerte, pero que hay que tener tres: uno comprado, uno regalado y otro robado, lo que significa que tiene que tener mucho ojo con los clientes que preguntan por ellos.

“¿Los chilenos? Son muy influenciables, pueden ver a una persona comprando algo, preguntar qué es y llevar lo mismo”, prosigue Yoshira y especula sobre que el chileno busca rentabilizar su inversión espiritual: “Llevan de todo y son bien cambiantes en términos religiosos. Si San Pancracio no les funciona, vienen y me preguntan qué más les puede servir”. 

Para Javier Romero esa búsqueda de efectividad es una de las razones de por qué San Expedito, los santuarios y las animitas siguen siendo tan populares en tiempos de crisis religiosa. “En ellos la gente encuentra algo muy coherente con la religión a la carta: vas solo, te conectas con la divinidad que sea, le pides algo personal y si te lo cumple, le pagas”, explica. “Eso es super neoliberal. Voy, contrato algo, lo consigo y listo”, agrega el especialista.

Morello, por su parte, dice que aunque la devoción a estampitas de santos y animitas se asocia más a los estratos socioeconómicos bajos, tiene su paralelo en grupos medios y altos. “Ahí, en vez de animitas, hablan del curso de reiki, de las piedras con energías que tienen en el escritorio o de algún colgante de color azul que usan y lavan en un copa de cristal para que los proteja”, dice el jesuita. 

El sicólogo Juan Flores, presidente de la International Federation of Psychoanalytic Societies (IFPS), cuenta que ha visto en su consulta que hay una búsqueda esotérica para alcanzar el crecimiento espiritual y la atribuye a la comodidad de las personas para dar con soluciones. “Estas ‘visiones mágicas’ pretenden afirmar que la explicación de lo que nos sucede está fuera de nosotros, en un orden externo (la Providencia, las energías, las runas o los astros) y no en la indagación de nuestra historia”, opina.

Una cuadra más al poniente de San Antonio, al costado de la iglesia de San Domingo, Bahamondes identificó otro lugar para su estudio: la industria de los tarotistas de Santiago Centro. Son dos grupos divididos por el color de sus toldos: los azules, del Sindicato Nacional de Artes Esotéricas (Sinae), y los rojos, del Sindicato Revelación. Cada uno tiene personalidad jurídica, once miembros y hace dos años los permisos municipales para funcionar.

Claudia Morris, presidenta de Sinae, cuenta que su sindicato se hizo conocido en 2003 cuando se movilizó para derogar una ley que prohibía las prácticas esotéricas y hoy, después de años trabajando con permisos temporales o sin autorización, pueden realizar su actividad sin que nadie los moleste. “Éramos iguales que los comerciantes ambulantes”, dice.

Del otro lado, una de las tarotistas del sindicato Revelación explica que el interés de la gente por el tarot siempre ha sido alto, pero que desde que llegaron a la televisión dejaron de ser un tabú. “Eso nos favorece porque la gente viene con más tranquilidad sin sentir que es algo que va en contra de Dios”, dice y destaca a Pedro Engel, Jaime Hales, Ángeles Lazo, “el joven Ayun” y la “Brujita Caramelo”.

Paola Bahamones (ingeniera comercial, 35) se acercó al tarot hace dos meses, con un curso en una tienda de los Dos Caracoles de Lyon, el que asegura la llevó a reencantarse con Dios. Por eso empezó a leer libros y ver documentales sobre religiones. “Esto es como un popurrí de cosas, una te lleva a la otra y vas descubriendo”, explica, mientras sostiene libros sobre la Torá, la Cábala, el Talmud y otros sobre brujería sajona. Tienen partes subrayadas con destacador y páginas con post-it. ¿El último libro que se compró? La Biblia.  

A esta búsqueda espiritual se sumó su pareja, Rodrigo Lorca (37), con quien se va a casar el próximo sábado. “Habíamos pensado irnos a Machu Picchu y que nos casara un chamán para identificarnos con un rito propio que nos haga sentido a los dos”, explica Lorca.

Su caso refleja otra de las características del mix espiritual: aunque ha bajado la asistencia a misa, los bautizos, matrimonios y funerales se siguen haciendo. “El rito es valorado socialmente, puede ser que no tenga la misma intención que hace 50 años, pero sigue siendo importante”, dice Romero.

Buscando la flor de loto

Son las siete y media de la tarde de un frio martes de agosto, pero en el centro Shambhala de calle República de Cuba, en Providencia, ocho jóvenes llegan a aprender a meditar. Danica Granic, directora de la corporación cultural Shambhala, cuenta que todos los martes tienen esta instancia y el entusiasmo ha sido alto gracias a un detalle del centro: más allá de tener inspiración budista acepta gente de todas las religiones.

Juan Marcelo Luengo (ingeniero civil, 30 años), director de prácticas y educación del centro, cuenta que muchos de los instructores que enseñan ahí son profundamente católicos y que han tenido que limitar los cupos  para “la primera instrucción”, porque ha crecido mucho el interés. Tanto,  que para la última visita del líder Shambhala Sakyong Mipham Rinpoche a los dos encuentros organizados en la Casa Central de la UC y el colegio Institución Teresiana llegaron más de 400 personas y quedó gente afuera.

Vienen numerosos jóvenes. Uno de ellos es el economista Andrés Leslie (26), quien empezó hace tres años y hoy es instructor. “El budismo no es dogmático, pero tampoco es totalmente escéptico. Tú tomas las palabras del Buda como una hipótesis de trabajo y las pones a prueba. Lo que me llama la atención es que en ese experimento la mayoría llega a las mismas conclusiones: la compasión, la ecuanimidad, cosas super humanas”, dice Leslie buscando explicar el boom.

Silva cree que en este escenario la Iglesia Católica, la más grande en Chile y la que los estudios demuestran que ha perdido más fieles, ha dado señales de tolerancia. “Si hace 20 años un joven hubiera llegado a una vicaría contando que medita, no lo hubieran dejado, pero hoy hay una apertura y se convive con eso, no se impone un dogma, sino que más bien se trata de transmitir la propia fe”, dice la investigadora de la Universidad Alberto Hurtado. Ella ve ahí una oportunidad para las vicarías especializadas: buscar formas de llevar el mensaje católico en una época que rechaza los dogmas. “Hay una distancia con la institución, pero hay una base de creencias, valores y relaciones cristianas que siguen estando. Hay que ver qué nuevas formas institucionales y relacionales se crean para poder comunicarse con las personas del mundo de hoy”.

 

(Fuente:  http://www.latercera.com/noticia/tendencias/2016/08/27-693134-9-religion-a-la-carta.shtml y selección  de Paloma de la Paz)

 

 

Viaje del Papa a Armenia

El Pontífice dijo que la matanza de armenios a manos de los turcos “inauguró la triste lista de las terribles catástrofes del siglo pasado”. Y que tuvo “aberrantes motivos raciales, ideológicos y religiosos”.

Erevan. El papa Francisco conversa con el presidente de Armeniam Serzh Sargsyan. (EFE)

Erevan. El papa Francisco conversa con el presidente de Armeniam Serzh Sargsyan. (EFE)

 

Por Daniel Vittar

El papa Francisco dejó en claro ayer que su visita a Armenia tiene el objetivo geopolítico de marcarle los límites a Turquía, defender las comunidades cristianas-católicas en el mundo, y encarar una difícil misión pacificadora en esta región caliente donde las armas están cargadas y listas para la guerra.

Frente al presidente de Armenia, Serge Sargsián, y a las cámaras de centenares de periodistas de todo el mundo, el Pontífice volvió a repetir una palabra que irrita sobremanera a los turcos: “genocidio”. Fue de una manera puntual, intencionada, dirigida al corazón de Ankara.

Previamente, el Vaticano discutió sobre la necesidad o no de utilizarla en el discurso, según contó el vocero papal, Federico Lombardi. En el texto original no figuraba ese término, pero Francisco decidió usarlo. Antes de hacerlo recurrió al lenguaje propio de los armenios y lo llamó “Metz Yeghérn” (el Gran Mal).

“El Metz Yeghérn, que azotó a vuestro pueblo y causó la muerte de una gran multitud de personas”, dijo el papa en el palacio presidencial en Ereván, la capital armenia, ante el presidente Sargsián y el cuerpo diplomático. “Aquella tragedia, aquel genocidio -le agregó al texto original-, inauguró la triste lista de las terribles catástrofes del siglo pasado causada por aberrantes motivos raciales, ideológicos o religiosos, que cegaron la mente de los verdugos hasta el punto de proponerse como objetivo la aniquilación de poblaciones enteras”.

Uno de los mensajes más duros que se escucharon de un jefe de Estado hasta el momento. Sus palabras provocaron la simpatía inmediata de todos los armenios. Es la segunda vez que Jorge Bergoglio habla del “genocidio armenio” cometido por los turcos. Lo había hecho el año pasado, aunque de una manera más liviana, y le costó una crisis diplomática con Turquía, que nunca reconoció la brutal matanza.

El genocidio armenio tiene un paralelo con el Holocausto judío, en el sentido de que una Nación poderosa buscó exterminar a toda una raza diferente. Comenzó al inicio de la I Guerra Mundial, en 1915, y concluyó en 1924. Se cree que murieron 1.500.000 armenios.

Cuando un sector político renovador llamado los Jóvenes Turcos accedieron al poder en el Imperio Otomano, detuvieron a 600 miembros de la comunidad armenia en Estambul, y luego firmaron una orden de deportación de toda la población armenia. Familias enteras debieron marchar al exilio por desiertos inclementes, sin contar con agua ni comida. Durante la marcha fueron hostilizados por milicias turcas y bandoleros. Los que no murieron asesinados a balazos, lo hicieron por hambre y sed.

La gran diáspora armenia es producto de esta brutal masacre. Hoy en día los armenios no llegan a tres millones en su país, mientras en el exterior hay casi 8 millones. Ningún gobierno turco reconoció esta atrocidad, que se difundió poco. Pero ahora vuelve a cobrar vigencia, especialmente con el gobierno islámico turco de Recept Erdogan, quien lo utiliza como recurso de unión de sectores nacionalistas.

Turquía es hoy en día una gran potencia regional, que creció con el apoyo de Europa y Estados Unidos, debido a que durante décadas marcó las fronteras con las ex repúblicas soviética. Pero el socio “tolerado” por Occidente se volvió peligroso, y empezó a practicar un controvertido juego de dominio en la región contra viejos enemigos, como Irán y Siria. Tuvo una actitud permisiva con los terroristas del ISIS -inclusive se descubrió que facilitaba armas a los extremistas-, para derrocar al régimen de Bashar al Assad.

Por otro lado tiene un vínculo económico y político muy directo con Azerbaiján, país que mantiene una largo conflicto con Armenia por el dominio de Nagorno Karabaj. Este problema tiene un par de décadas y provocó una sangrienta guerra entre 1988 y 1994, que dejó cerca de 30.000 muertos. Nagorno Karabaj es un enclave montañoso rodeado por territorio azerí, pero su población es mayoritariamente armenia. Cuando su parlamento votó a favor de la unión con Armenia, la república de Azerbaiján, de mayoría musulmana, se negó a aceptarlo y comenzaron los enfrentamientos. Desde esa fecha Turquía cerró su frontera con Armenia.

Hoy hay un acuerdo de no agresión, pero continúan los choques armados ya que no se firmó la paz. Hay negociaciones en curso lideradas por varias potencias. Ambos países están armados, y Turquía apoya abiertamente a Azerbaiyán. Rusia, un antiguo socio de ambas ex repúblicas soviéticas, está negociando un acuerdo para evitar que el conflicto termine como la guerra de los Balcanes.

Es en ese complicado marco geopolítico que el Papa visita Armenia, un país de cristianos rodeado de musulmanes, dándole el respaldo que necesita y marcándole el límite a Turquía. Pero también buscando un camino que facilite las negociaciones y permita evitar una guerra con consecuencias impredecibles.

 

(Fuente:  http://www.clarin.com/mundo/Francisco-Turquia-citando-genocidio-armenio_0_1601240025.html  y selección de Paloma de la Paz)

Por: Farah Reachi Fuente: Noticieros Televisa 20. Mar. 2016

 

  • El Domingo de Ramos marca el inicio del período que recuerda la Pasión y Resurrección de Cristo, la celebración más importante de la fe católica
 

CIUDAD DE MÉXICO, México, mar. 20, 2016.- Este domingo, hombres, mujeres y niños, llegaron desde temprano la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México a comprar sus palmas para que fueran bendecidas.

Este fue el Domingo de Ramos, que marca el inicio del período que recuerda la Pasión y Resurrección de Cristo, la celebración más importante de la fe católica.

Norberto Rivera Carrera señaló que la liturgia de hoy “invita a vivir en estos días los sufrimientos que Jesús cargó por nosotros en su cuerpo, en su alma, en su corazón, para así descubrir en esta historia de amor, la grandeza de nuestra salvación”.

Afuera de las iglesias, las opciones de palmas y ramos fueron variadas, desde la clásica verde o blanca, hasta la tejida o con adornos.

Araceli Valdés, artesana mexicana, aprendió a tejer las palmas desde pequeña.

“Me enseñó mi mamá porque desde chiquita hemos tejido, y ya de ahí sacamos la costumbre. Hay muchas maneras de hacerlas, de sacar la figura, ya sea florecitas, Cristos. Las de flores son las que se están vendiendo un poquito más”, dice Araceli. 

Alejandro Guerrero, artesano mexicano, dice que “hay de diferentes tamaños, el precio desde el más pequeño es de 5 pesos, 10 pesos, 15 y ésta que tengo que es 150”.

Los feligreses llevaron las palmas a sus hogares para ponerlos en puertas, ventanas y autos.

El Domingo de Ramos conmemora, según el Evangelio, la entrada triunfal de Jesucristo a Jerusalén.

Así, con la bendición de las palmas inició la celebración de la Semana Santa, de la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

(Fuente:  http://noticieros.televisa.com/mexico-df/1603/fieles-visitan-catedral-metropolitana-bendecir-sus-palmas-domin/  y selección de Paloma de la Paz)